La zona de exclusión de Chernóbil se convierte en campo solar

La primera planta de energía solar del país se está construyendo en Chernóbil, justo al lado del reactor dañado. También participa una empresa alemana.

Más de tres décadas después del mayor accidente nuclear de la historia, la primera central solar de Ucrania se está construyendo en la zona de exclusión alrededor de la dañada central nuclear de Chernóbil. La nueva instalación de un megavatio se construirá a unos 100 metros del denominado “sarcófago”, una gigantesca estructura que sella los restos del reactor destruido en 1986.

“Yevgen Varyagin, director de la empresa ucranio-alemana Solar Chernobyl, afirma:”Esta planta de energía solar cubre las necesidades de electricidad de unos 2000 hogares. El consorcio de la empresa ucraniana Rodina Energy Group y la empresa alemana Enerparc han invertido un millón de euros en el campo solar. Alrededor de 3800 paneles solares se instalarán en una superficie de unos dos campos de fútbol.

Contaminado, pero adecuado para fines específicos

Las áreas todavía contaminadas alrededor de los reactores han estado cerradas desde el desastre. En principio, a la gente ya no se le permite vivir allí y tampoco se permite la agricultura. Ahora las autoridades intentan utilizar la zona al menos industrialmente. “El área está bien adaptada para proyectos innovadores y científicos”, dijo a AFP el ministro ucraniano de Medio Ambiente, Ostap Semerak.

“Por supuesto, el trabajo se realiza en condiciones más duras”, explica Stefan Müller, miembro de la junta directiva de Enerparc, a la revista “pv magazine”. El costo de construcción en la zona de exclusión supera el costo de construcción de instalaciones comparables en otros lugares, ya que es poco probable que los trabajadores de la construcción excaven, por ejemplo. “Sin embargo, vemos la planta como una planta piloto y esperamos que se construyan más plantas”, continuó el miembro de la junta directiva de Enerparc según la revista.

Las autoridades ucranianas ponen a disposición de los inversores un total de 25 kilómetros cuadrados para campos solares en la zona de exclusión. El consorcio germano-ucraniano quiere invertir 100 millones de euros a largo plazo y construir centrales eléctricas con una capacidad total de 100 megavatios, continuó Müller.

Se supone que un sarcófago garantiza 100 años de seguridad

En noviembre de 2016, especialistas habían sellado las ruinas del reactor dañado con una cubierta protectora. El sarcófago de 36.000 toneladas garantizará 100 años de seguridad frente a las radiaciones radiactivas. Según el Ministerio de Medio Ambiente, Alemania aporta unos 200 millones de euros para la construcción de la gigantesca cubierta protectora.

A finales de 2017 se supo que el trabajo final sobre la cubierta protectora sobre la ruina atómica se retrasó. La instalación de membranas que conectan el llamado sarcófago con la estructura existente del edificio tardó más tiempo de lo esperado debido a la alta exposición a la radiación, se declaró en una respuesta del gobierno alemán a una solicitud de los Verdes.

Así ocurrió el mayor desastre nuclear de la historia

El desastre nuclear de Chernóbil comenzó el 26 de abril de 1986. En el reactor 4 de la central nuclear ucraniana se produjo una explosión que derritió el núcleo del reactor. Las nubes llevaron la radiactividad a Europa Occidental. Un día después, las autoridades despejaron la cercana ciudad de Prypjat con sus 50.000 habitantes. Dos días después de la explosión, se midieron altos niveles de radiactividad en Polonia y Escandinavia, y más tarde en partes de Alemania y otros países europeos.

La agencia de noticias soviética Tass anunció esta noche que se había producido un accidente en Chernóbil. No fue hasta el 14 de mayo que el líder del Kremlin Mikhail Gorbachov informó al público en un discurso televisado. En los próximos meses se volverán a poner en funcionamiento tres bloques de reactores. No es hasta finales de 2000 que los últimos bloques salen de la parrilla. En 2012, comenzará la construcción de un armazón de acero sobre el sarcófago originalmente renovado.