¿Cuáles son los componentes de la sangre humana?

  1. Educación
  2. Ciencia
  3. Biología
  4. ¿Cuáles son los componentes de la sangre humana?

La sangre es el fluido que sostiene la vida. Los componentes de la sangre incluyen glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas y plasma. Algunas células sanguíneas transportan oxígeno (necesario para las reacciones metabólicas), algunas células sanguíneas luchan contra sustancias invasoras que podrían destruir sus células, y otras células sanguíneas ayudan a formar coágulos, los cuales evitan que su cuerpo pierda demasiada sangre.

La porción líquida de la sangre transporta los nutrientes necesarios para abastecer de combustible a cada célula del cuerpo. También transporta los desechos que necesitan ser transportados al sistema excretor para ser expulsados del cuerpo y el dióxido de carbono que necesita ser transportado a los pulmones para ser exhalado.

Glóbulos rojos

Los glóbulos rojos, que también se llaman eritrocitos (eritrocitos significa rojos; citos = células) tienen la importante responsabilidad de transportar el oxígeno por todo el cuerpo. La hemoglobina existe en los glóbulos rojos. La hemoglobina no sólo une el oxígeno y lo transporta a los capilares, sino que también ayuda a transportar el dióxido de carbono desde los capilares hasta los pulmones para ser exhalado.

Al transportar oxígeno y hemoglobina, la sangre es una parte extremadamente importante de la homeostasis, un conglomerado de procesos que permite que su cuerpo se adapte a los cambios en las temperaturas externas y los niveles hormonales. Sin embargo, muchos de los procesos que ocurren para ayudar a su cuerpo a adaptarse a los cambios no podrían ocurrir sin que la sangre transporte ciertas hormonas, nutrientes, oxígeno o electrolitos.

Si una persona tiene muy pocos glóbulos rojos, según lo determinado por un conteo de glóbulos rojos, o si no hay suficiente hemoglobina en el glóbulo rojo, se le diagnostica anemia. Debido a que la hemoglobina transporta oxígeno, la anemia a menudo hace que las personas se sientan fatigadas.

La anemia puede ser causada por cualquiera de lo siguiente:

  • Deficiencias en la dieta
  • Trastornos metabólicos
  • Condiciones hereditarias
  • Daños en la médula ósea

Los glóbulos rojos se crean en la médula ósea roja. Viven alrededor de 120 días transportando oxígeno y dióxido de carbono, y luego ciertos glóbulos blancos los destruyen en el hígado y el bazo. A medida que los glóbulos rojos son destruidos, el hierro que contienen se recicla de nuevo a la médula ósea roja para ser utilizado en nuevas células. El resto del material de los glóbulos rojos viejos se degrada y se transporta al sistema digestivo, donde gran parte de él termina en materia fecal.

Glóbulos blancos

Los glóbulos blancos, que también se llaman leucocitos (leuco = blanco), están involucrados en funciones controladas por el sistema inmunológico. El sistema inmunológico es responsable de combatir las infecciones. Si una persona tiene un recuento bajo de glóbulos blancos, significa que el sistema inmunitario no está funcionando adecuadamente. Si un conteo de glóbulos blancos es demasiado alto, indica que la persona tiene algún tipo de infección.

Existen cinco tipos importantes de glóbulos blancos:

  • Los basófilos liberan histaminas. Las histaminas son esas molestas moléculas químicas que causan que usted se hinche con urticaria, que le pique como una loca, que estornude, que sibilante y que se ponga a llorar cuando está cerca de algo a lo que usted es alérgico. Todas esas reacciones causan inflamación, lo que requiere la ayuda de glóbulos blancos más fuertes. Estornudar y tener los ojos llorosos son reacciones fisiológicas que ayudan a eliminar el alérgeno de las membranas mucosas.
  • Los eosinófilos “comen” otras células. El término técnico para el consumo de una célula es fagocitosis, por lo que se dice que los eosinófilos fagocitan complejos formados entre antígenos (el delincuente invasor) y anticuerpos (un defensor del “equipo local”).
  • Los linfocitos matan las células que contienen virus. Los linfocitos exploran el cuerpo en busca de virus. Existen dos tipos de linfocitos: Células B y células T. Las células T son el tipo de cazavirus que se mide en una persona con síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). Si el recuento de células T disminuye, indica que el virus de la inmunodeficiencia humana que causa el SIDA está ganando la batalla en el cuerpo de la persona infectada.
  • Los monocitos son precursores de los macrófagos, que significan “grandes comedores”. Los macrófagos digieren bacterias y virus.
  • Los neutrófilos son los glóbulos blancos más abundantes en el cuerpo. Estas células fagocitan las bacterias y, al hacerlo, evitan que su sistema sea invadido por todos los gérmenes con los que entran en contacto.

Plaquetas

Las plaquetas son pedazos de células que trabajan para formar coágulos de sangre. Trabajan para evitar que su cuerpo pierda demasiada sangre cuando usted sufre una lesión y ayudan a la cicatrización de la herida.

Plasma

Cuando la sangre se coloca en un tubo de ensayo y se hace girar en una centrífuga, las células sanguíneas y las plaquetas gravitan hacia el fondo del tubo, y el plasma es una capa transparente en la parte superior. Piense en la acción dentro de los vasos sanguíneos; imagine el plasma como un río y las células sanguíneas y las plaquetas como hojas flotando en él. El plasma es la “corriente” en el torrente sanguíneo. El plasma contiene muchas proteínas importantes, sin las cuales usted moriría.

Dos proteínas principales contenidas en el plasma son:

  • Gammaglobulina (también llamada inmunoglobulina): Gammaglobulina es un término amplio para una clase de proteínas que componen los diferentes tipos de anticuerpos. La producción de anticuerpos, que ayudan a combatir las infecciones, está controlada por el sistema inmunológico.
  • Fibrinógeno: El fibrinógeno es una proteína involucrada en la coagulación de la sangre.