¿Cuáles son los efectos de DOMA en las parejas LGBT?

Los cónyuges del mismo sexo legalmente casados se ven obligados a elegir entre mentir sobre su estado civil en sus declaraciones de impuestos federales o arriesgarse a que su declaración conjunta sea rechazada con el argumento de que fue presentada de manera fraudulenta. Esto pone a las parejas en riesgo de que se les imponga una multa más intereses en su factura de impuestos original.

Debido a que los cónyuges LGBT casados no pueden presentar una declaración conjunta, no pueden sumar los costos de sus gastos combinados, como los gastos médicos no compensados, que pueden resultar en la pérdida de una deducción de impuestos federales por esos gastos.

Las finanzas y los gastos mezclados deben separarse para calcular los impuestos individuales. Esta tarea es, en el mejor de los casos, difícil y lleva mucho tiempo, y en el peor, imposible.

Si una pareja casada del mismo sexo vive en un estado que también les permite presentar una declaración de impuestos estatal conjunta, necesitan volver a mezclar sus ingresos y gastos para el propósito de esa declaración de impuestos estatal.

Cuando las parejas casadas se divorcian, la ley de impuestos federales les permite dividir equitativamente sus bienes conyugales sin tener que pagar los impuestos de donación y otros impuestos en los que incurre cuando una persona le da algo de valor a otra persona. Por el contrario, cuando las parejas casadas LGBT se separan, las transferencias de bienes valiosos, como una casa, pueden estar sujetas a impuestos.

Cuando un cónyuge se ve obligado a pagar manutención conyugal al otro en un proceso de divorcio, esos pagos de manutención pueden ser deducidos por el cónyuge que paga manutención. No es así para las parejas LGBT.

Cuando un cónyuge se ve obligado a pagar manutención conyugal al otro en un proceso de divorcio, esos pagos de manutención pueden ser deducidos por el cónyuge que paga manutención. No es así para las parejas LGBT.

Cuando un cónyuge heterosexual muere, el cónyuge sobreviviente puede reclamar una deducción matrimonial igual al valor justo de mercado de la propiedad transferida del patrimonio del cónyuge fallecido al cónyuge sobreviviente. La deducción también pospone el requisito de pagar impuestos sucesorios federales hasta después de la muerte del cónyuge sobreviviente. Una vez más, los cónyuges LGBT no califican para esta deducción.

  • Add Your Comment