¿Es buena idea comprar maquinaria de hostelería usada?

Redactora: Sara Dominguez

La inversión en maquinaria es uno de los capítulos monetario más costosos a los que se enfrenta cualquier emprendedor que quieran poner en marcha un negocio de hostelería. Se trata, además, de un apartado que es recurrente una vez que el local ya está en marcha, porque antes o después tocará renovar esos aparatos.

En este sentido, cada vez son más los actores del sector que se interesan por la maquinaria ya usada, debido al ahorro de costes que supone esta opción. La maquinaria de segunda mano puede ser una oportunidad en caso de averiarse la maquinaria en uso, para no enfrentarse a un desembolso tan elevado; en situaciones en las que haya que renovar el equipamiento porque haya quedado ya obsoleto o poco productivo; o bien como una inversión para ampliar horizontes, ofreciendo así nuevas oportunidades para los clientes.

El mercado de segunda mano en maquinaria de hostelería no suele gozar de buena reputación en líneas generales, lo que lleva a muchos compradores a optar por maquinaria nueva, aunque esta sea de gama más baja. Para poner freno a esta idea preconcebida, te contamos qué aspectos positivos se asocian a la adquisición de estos aparatos.

¿Cuáles son las ventajas de adquirir maquinaria usada?

La maquinaria hosteleria segunda mano implican ahorrar dinero. La inversión dedicada a este concepto puede ser menos o, incluso, utilizar la misma cantidad presupuestada en el proyecto inicial, pero apostar por aparatos que sean de gama más alta y sigan siendo funcionales.

Hay que recordar que los equipos actuales en hostelería están diseñados para ser muy duraderos y que en el mercado de ocasión podemos encontrar mucha maquinaria en perfecto estado. Esta situación está motivada, en gran parte, por la propia dinámica del sector, ya que aproximadamente un 30% de los negocios de hostelería no sobreviven al primer año de vida. Acudir a esos aparatos es una elección acertadísima para equipar un local.

A su vez, los aparatos y maquinaria de segunda mano tiene un nivel de depreciación menor que cuando se realizan las compras originales, recién salidas de la fábrica. La buena noticia de esto es que, además de ahorrar dinero en la compra, también se pierde menos dinero en caso de tener que volver a poner estos aparatos de nuevo en el mercado.

Por último, pero es un valor que hay que considerar tan vital como los anteriores, está la cuestión medioambiental. Operar con maquinaria de segunda mano es sinónimo de no introducir nuevos recursos en la cadena de producción, evitando así la explotación de materiales.

A esto hay que sumar la posibilidad del reacondicionamiento, una fórmula muy integrada en los aparatos tecnológicos que también se vuelve popular en la maquinaria industrial y de hostelería.

¿Cómo escoger maquinaria de segunda mano? ¿Qué factores hay que considerar?

Más allá de los factores, que los desglosamos más adelante, la inversión en maquinaria, ya sea nueva o de segunda mano, debe ir acompañada de un análisis profundo sobre qué se necesita y cuál es la demanda del negocio.

Es también aconsejable pensar en el local y su escalabilidad, es decir, que si todo funciona, es probable tener que invertir en maquinaria más completa. Con estas premisas básicas ya se tiene mucho ganado para no dejarse seducir únicamente por el precio.

Una tercera cuestión de relevancia es investigar sobre las marcas más reconocidas, acudir solo a proveedores o vendedores que tengan experiencia y ofrezcan un buen servicio de venta y de atención tras la compra, incidiendo con mucho detalle en la garantía que pueden prestar.

Junto con todo esto, hay que cerciorarse de que los equipos que se adquieren tienen repuestos disponibles en el mercado, no van a quedar obsoletos en poco tiempo y cubren las necesidades reales del negocio.

En los últimos años se ha extendido la venta de este tipo de maquinaria, lo que está motivando la aparición de muchos negocios especializados. Incluso algunos fabricantes muy consolidados de estos aparatos ofrecen planes promocionales a los clientes con los que les ofrecen ventajas al entregar su vieja maquinaria usada.

Una vez está en su posesión, pueden reacondicionarla para volver a ponerla a la venta sin necesidad de realizar grandes inversiones en nuevos materiales, con el beneficio ambiental que eso conlleva.

Deja un comentario