Su lista de verificación para la revisión de su libro infantil

  1. Educación
  2. Artes del Lenguaje
  3. Escritura Creativa
  4. Su lista de verificación para la revisión de su libro infantil

Libro Relacionado

Escribir libros infantiles para tontos, 2ª edición

Por Lisa Rojany Buccieri, Peter Economy

Revisar es el proceso de reparación que usted hace cuando regresa para comprobar si todas las partes principales del libro de sus hijos están funcionando. La fase de revisión consiste en asegurarse de que los elementos principales de su historia estén en orden – específicamente el tema, los personajes, la trama, el ritmo y el drama, el escenario y el contexto, y el punto de vista.

Cada vez que repase el manuscrito de principio a fin, intente abordar sólo un tema a la vez. Así que si estás listo para revisar tus personajes para asegurarte de que están bien desarrollados, toma un personaje a la vez desde el principio hasta el final del manuscrito.

Luego vuelve al principio, y haz los otros personajes uno por uno. Cuando termines, pasa al siguiente número. De esta manera no te volverás loco preguntándote dónde estás mientras trabajas.

Muchos de los puntos que hay que tener en cuenta en una revisión de ficción también se aplican a la no ficción. La única diferencia principal es que en la no ficción, hay que comprobar y volver a comprobar los hechos, al tiempo que se garantiza el equilibrio en el texto y otras formas de transmitir información (como barras laterales, datos marginales, ilustraciones o gráficos, precisión en los encabezados, etc.).

Revisiones de temas

¿Hay un tema claramente definido? Si otro lector (como un amigo o alguien de tu grupo de escritura) es incapaz de decirte en una o dos palabras (tal vez una frase) cuál es tu tema, tal vez no te hayas concentrado en uno. Si ese es el caso, es posible que tenga que revisar su historia teniendo en cuenta el tema.

Para ello, haga que el tema aparezca al principio de la historia en el tipo de problema que el personaje va a tener que resolver. A continuación, debe insertar recordatorios del tema a lo largo de la historia en forma de láminas: cuestiones que se interponen en el camino del deseo o la necesidad de su personaje.

Y al final, tienes que asegurarte de que el personaje encuentra lo que ha buscado – o logra un reemplazo igualmente valioso.

Revisiones de caracteres

Si el personaje está poco desarrollado en el texto, ninguna cantidad de escritura magnífica ni de diagramación perfectamente diseñada le salvará.

Tu personaje principal y su reparto de apoyo deben ser desarrollados e interesantes. También necesitan sonar como de su edad. Además, a lo largo del libro, tu personaje principal debe cambiar activamente de quien era al principio de la historia, preferiblemente como resultado de sus propias acciones y elecciones.

Para determinar si tus personajes son parientes, revisa tu libro y comprueba cada uno de ellos de principio a fin. En un libro de capítulos, identifique al menos algunos lugares para cada personaje en los que un punto de trama (un lugar donde la acción avanza en el tiempo) o diálogo contribuye a desarrollar ese personaje más allá de un nombre o de una descripción conveniente de una sola vez.

Revisiones de la parcela

Hágase estas preguntas sobre su parcela:

  • ¿Está claro lo que sucede en la historia de principio a fin?
  • ¿Puede señalar el principio, medio/clímax y final/resolución?
  • ¿Hay suficiente conflicto entre tu personaje principal y el problema principal que tiene que resolver?

Si no ha creado un esquema de acción que le ayude a determinar las respuestas a estas preguntas y le dé algo concreto que marcar, ahora podría ser el momento de hacerlo para ayudarlo a revisar. Si necesita reconfigurar su argumento para lograr un impacto más dramático y atractivo, el esquema de acción es una excelente manera de hacer un seguimiento de qué acción conduce a qué reacción, qué conflicto conduce a qué consecuencia.

Revisiones de ritmo y dramatización

El ritmo y el drama son intrínsecos a una trama bien escrita, especialmente cuando se escribe para niños, un público que no es conocido por su paciencia.

Para juzgar el ritmo de su libro, simplemente pregúntese si la velocidad a la que se mueve la acción es lo suficientemente rápida como para mantener al lector deseoso de pasar las páginas. En los libros para niños mayores, asegúrese de que cada capítulo termine con un suspenso o un conflicto sin resolver.

Para comprobar el ritmo de un libro ilustrado, divida su manuscrito en unas 26 páginas separadas para un libro de 32 páginas o 36 páginas para un libro de 40 páginas. Luego coloque cada página de texto en una hoja de papel separada, engrape a lo largo del lomo como si fuera un libro (también tendrá que engrapar las páginas una detrás de la otra) y léalas.

La primera página del texto debe ser una página a la derecha, la última una página a la izquierda. Vea si hay una acción diferente en cada par de páginas enfrentadas (también conocida como un pliego) de modo que las ilustraciones difieren de un pliego a otro. Y asegúrate de que ocurra algo en la página de la derecha de cada página para que el lector quiera pasar de página y ver qué pasa después.

Nota: Esta división del texto es sólo para su beneficio – no envíe su libro de imágenes a un editor como este.

Revisiones de entorno y contexto

Si el lector no puede imaginarse un escenario en particular después de leerlo, el autor no ha hecho un buen trabajo al describirlo. En cualquier otro formato que no sea un tablero o un libro ilustrado, usted debe identificar el lugar o el contexto particular en el que se desarrolla la historia.

Durante la revisión, pregúntese si el lector sabe inmediatamente dónde está al principio de la historia. ¿Ha puesto de manifiesto alguna información contextual que diferencie la historia de la vida real? ¿Están el entorno y las pistas contextuales elegantemente entrelazadas en la acción, o el lector tiene que recorrer largos pasajes descriptivos para obtener la información?

Revise y compruebe en cada instancia los cambios de lugar y/o tiempo, asegurándose de que la configuración esté claramente dibujada sin palabras.

Revisiones de puntos de vista

El punto de vista (POV) que usted elija es cómo su lector experimenta su historia. Si está escribiendo un libro ilustrado, su historia debe tener sólo un punto de POV. Si está escribiendo un libro de capítulos para niños mayores o una novela de YA, puede elegir alternar POVs, pero no debe alternarlos dentro de una escena o un capítulo.

Puedes comprobar si tu POV es consistente leyendo tu historia y prestando atención a cómo estás viendo los eventos. Si usted se confunde, es probable que su lector también lo esté.

  • Add Your Comment