Una gran primera impresión

Causar una primera impresión poderosa ayuda enormemente con la persuasión y la influencia. Siga estas recomendaciones cuando quiera que la impresión que dé sea la mejor posible.

  • Establezca y mantenga el contacto visual. Cuando miras a alguien a los ojos, te das cuenta de que estás seguro de ti mismo y de que hablas en serio. Mantenga contacto visual el 85 por ciento del tiempo durante una conversación para que parezca digno de confianza e interesado en lo que dice la otra persona. Evite mirar fijamente, porque eso puede hacer que se vea intimidante y algo espeluznante.
  • Sonríe. Una sonrisa cálida y amistosa pone a los demás a gusto y hace que te veas cómodo y relajado. Cuando usted y la persona a la que desea persuadir se sienten cómodos y cómodos, le resulta mucho más fácil persuadir que si ambos se sienten tensos y tensos.
  • Manténgase erguido. Coloque su peso de manera uniforme en ambos pies, separados a lo ancho de la cadera, con un pie ligeramente por delante del otro, para que se vea y se sienta seguro de sí mismo y en tierra. En lugar de caerse, levántese de la cintura y el pecho, imaginando que los omóplatos se están juntando en la médula espinal y se están derritiendo en la espalda, y sostenga la cabeza horizontalmente para dar la impresión de que alguien tiene el control.
  • Reclama tu espacio. Donde quiera que estés, actúa como si pertenecieras allí. Si se siente nervioso o inseguro, dígase en silencio:’Me alegro de estar aquí y la gente quiere oír lo que tengo que decir’. Darse mensajes de aliento le hace sentirse bien consigo mismo y le da una impresión optimista.
  • Moverse con propósito. El tocar con los dedos, el arrastrar los pies y el lanzar los ojos le hace parecer nervioso e incómodo. Haga que sus gestos y expresiones sean claros y significativos y cuando se mueva, hágalo con enfoque y energía.
  • Ofrezca un apretón de manos firme. Cada vez que estreches la mano de alguien, pon lo mejor de ti mismo en el gesto. Un apretón de manos flojo parece no estar comprometido, mientras que un crujido de nudillos es doloroso. Encuentra la mano de la otra persona en posición erguida, de palma a palma con la piel palmeada entre los dedos pulgar e índice – conocido como el espacio thenar – encontrándose con el de ella.
  • Concéntrate en la otra persona. Participe en una pequeña charla que se asemeje a un partido de tenis, en la que cada persona contribuye a la conversación por turnos. Si monopolizas la conversación, te encuentras con que te involucras y no te interesas en la otra persona.
  • Habla con energía. Tu voz transmite una impresión de quién eres, así que hazlo bien. Los monótonos son poco inspiradores, y una voz que no puede ser escuchada parece incierta. Aunque la gente piensa más rápido de lo que habla, si usted se atiene a unas 145 palabras por minuto, lo suficientemente alto para ser escuchado sin hacer sonar los tímpanos de su oyente, usted debería ser capaz de mantener la atención de la gente.
    • Add Your Comment