Mapeo de Receptores de Piel a Áreas Específicas del Cerebro

  1. Educación
  2. Ciencia
  3. Biología
  4. Mapeo de Receptores de Piel a Áreas Específicas del Cerebro

Libro Relacionado

Por Frank Amthor

El mapeo de los receptores de la piel a un área específica del neocórtex ilustra uno de los principios más fundamentales de la organización del cerebro, los mapas corticales. La proyección del tálamo es ordenada en el sentido de que los receptores de las partes cercanas de la piel se proyectan hacia las neuronas corticales cercanas. La figura muestra una representación del mapa de la piel en la corteza somatosensorial.

La idea fundamental sobre un área determinada de la corteza que se dedica a los receptores en un área determinada de la piel es que la actividad en esta área de la corteza es necesaria para la percepción del sentido de la piel (junto con otras partes del cerebro). Usted percibe la actividad en esa parte del área de la corteza como una sensación de la piel, no porque esa área tenga algunas neuronas especiales que perciben la piel, sino porque recibe entradas de la piel y tiene salidas que se conectan con los recuerdos de la sensación previa de la piel y otras sensaciones asociadas.

En otras palabras, la percepción producida por la actividad en esta y otras áreas de la corteza es una función de lo que la entrada neuronal va a ella y dónde van las salidas de esa área de la corteza.

Este mapa de la piel en la corteza se llama homúnculo, que significa”hombrecito”. Sin embargo, la superficie de la corteza somatosensorial sobre la que se proyectan los receptores de la piel no es realmente una imagen en miniatura del cuerpo; es más bien como una banda o tira, como establecen los estudios del neurocirujano canadiense Wilder Penfield. Debido a la dificultad de mapear una superficie tridimensional en una hoja bidimensional (piense en cómo los mapas bidimensionales de la tierra se comparan con los globos tridimensionales), la imagen se distorsiona, dependiendo de las elecciones que haga el “cartógrafo” acerca de lo que es relativamente más importante para representar con precisión versus lo que es menos.

También note que algunas áreas del cuerpo, como las manos y los dedos, están localizadas en el mapa de la corteza cerca de áreas como la cara que en realidad están bastante distantes, en lo que respecta al cuerpo. Algunos investigadores sugieren que las sensaciones del miembro fantasma (incluido el dolor) que en algún momento ocurren después de una amputación pueden ocurrir debido a que algunas proyecciones neuronales de la cara invaden la parte de la corteza que estaba siendo estimulada por el miembro y causan sensaciones que se perciben como localizadas allí, incluso cuando el miembro ya no está.