Ante la puerta cerrada: ¿cuándo contactar con un cerrajero?

Redactor: Sergi Garcia

Enfrentarse a una puerta que no se abre, sea la de casa o la del coche, es siempre un momento de gran incertidumbre. Dejando de lado sus causas, aunque importantes, es imprescindible llamar a un cerrajero de calidad. Y, si es posible, que cierre el presupuesto antes de pasar a la acción y esté disponible las 24 horas del día.

Un momento embarazoso

Aunque tendamos a pensar que algunos contratiempos de la cotidianeidad no llegarán a sucedernos nunca, siempre hay una primera vez. Desafortunadamente, nuestro día a día puede dar lugar a todo tipo de situaciones de mayor o menor intensidad. Tales como quedarnos tirados en medio de la nada con el coche como no poder abrir una puerta, sea tanto la de nuestro hogar como la de nuestro vehículo. Es por esa razón que, casi ya como un consejo vital para afrontar lo cotidiano, debemos siempre tener a mano el contacto de un buen servicio de cerrajería. Y es que son muchos los contextos que pueden llevarnos a necesitar un profesional en el futuro.

No nos engañemos. La incapacidad de poder acceder a nuestra casa o a nuestro vehículo puede ser una situación ciertamente embarazosa. Más aún si, como primera vez en nuestra experiencia, sucumbimos a los nervios y no sabemos qué hacer. Con ello, cabe decir que solicitar una apertura de puertas de coches no es lo mismo que solicitar un cerrajero para abrir un comercio. Del mismo modo que el precio que nos va a costar dicha operación variará en función del momento del día en que la solicitemos, normalmente en una línea exponencial frente a nuestra urgencia.

¿Cuándo llamar a un cerrajero?

Evidentemente, es imperativo contactar con nuestro cerrajero de confianza si, bajo el estrés de un aprieto, vemos que es imposible abrir el cerrojo. La causa de este gran contratiempo puede obedecer a distintos orígenes. Por una parte, podría deberse al desgaste o mal uso del mecanismo, especialmente cuando se trata de puertas o vehículos viejos. Pero, por otra parte, podría darse el caso de que alguien hubiera forzado la puerta, como puede suceder tanto en nuestro hogar como en nuestro negocio. En todo caso, es siempre recomendable valorar la gravedad del asunto y decidirse.

Si nuestra necesidad es imperiosa —acceder al hogar a altas horas de la noche, o a nuestro comercio para abrirlo al público— nunca está de más conocer algún cerrajero las 24 horas. Tomando de ejemplo algunos de los profesionales de Valladolid como la Cerrajería Aguirre, una opción que puede sacarnos de un apuro en un santiamén. Más aún, si hemos perdido nuestra llave. Razón de más para que el cerrajero, además de abrirnos la puerta, cambie la cerradura para evitar posibles robos o allanamientos de morada. Todo, sin olvidar identificarnos y validar nuestra relación con el recinto o vehículo al que no podemos acceder.

Cada puerta es un mundo, pero no una fortaleza

A pesar de que la labor de un cerrajero que se precie se centre en conocer los mecanismos de toda puerta, es preciso recurrir a un cerrajero profesional, con amplios conocimientos sobre cada tipo cerrojo. En ese sentido, debemos tener en cuenta que cada puerta es un mundo y que, por ello, a mayor conocimiento, mayor pericia en el trabajo. En el ejemplo de las puertas blindadas, a pesar de que sean una fortaleza para los delincuentes, un buen cerrajero debe conocer todas sus tipologías y modelos tras realizar un análisis previo. Éste, a fin de dar con el plan de apertura más adecuado según la naturaleza del sistema.

En el caso de las puertas de garaje, siendo este otro gran ejemplo, es necesario que el cerrajero en cuestión sepa manejarse y esté capacitado incluso con sus procesos de instalación y automatización. Dado que las puertas de garaje acostumbran a funcionar de forma automática, es recomendable esperar la llegada de nuestro servicio de cerrajería para evitar dañar el motor manipulándolo sin conocimiento. Aunque esto deba ser un imperativo para frustrar cada impulso que nos empuje a forzar la entrada, nunca está de más recordar que un profesional interferirá lo mínimo posible para asegurar no sólo la pulcritud del trabajo, sino la seguridad de nuestra puerta.

Dar con la cerrajería adecuada

En el mejor de los casos, la situación se solventará rápidamente y sin problema alguno. No obstante, debemos tener en cuenta ciertos condicionantes que encarecen el servicio. Como se ha mencionado, uno de los más importantes, aparte de la dificultad de realizar y lograr la apertura, es la hora del día en que se solicita dicha operación. Como es natural, y tratándose por el momento de un servicio excepcional, la madrugada será un muy mal momento para tener que acceder a casa o a nuestro vehículo. Sin embargo, siempre hay excepciones.

En el caso de la mencionada Cerrajería Aguirre, será posible cerrar un presupuesto personalizado para cada cliente. Es decir, y demostrando una gran comprensión y voluntad de ayudar frente a éste, atendiendo a las necesidades especialesde cada problema antes de acudir a él. Además, trabajando siempre bajo garantía y causando las mínimas molestias en relación a posibles daños en la puerta. En definitiva, una opción a tener en cuenta si necesitamos de un cerrajero de urgencia en Valladolid, las 24 horas del día y los 365 días al año.

Leave A Reply