Examen de la relajación cuantitativa de la economía y la gran recesión

  1. Educación
  2. Economía
  3. Examen de la relajación cuantitativa de la economía y la gran recesión

Libro Relacionado

Por Sean Masaki Flynn

La Gran Recesión mundial de 2007-2009 comenzó en la economía cuando una burbuja inmobiliaria en los Estados Unidos estalló en 2006. Se han invertido billones de dólares en los mercados financieros con la premisa de que los precios de las viviendas residenciales nunca disminuirán significativamente. A medida que la burbuja estalló y los precios de las viviendas comenzaron a caer, la economía sufrió un duro golpe, ya que docenas de grandes bancos, así como cientos de empresas financieras, se vieron amenazadas por la quiebra.

Los préstamos cesaron no sólo para las hipotecas de vivienda, sino también para los préstamos empresariales, y si no hubiera sido por las intervenciones agresivas de los gobiernos y los bancos centrales, todo el sistema financiero mundial podría haberse derrumbado, de manera que nadie habría podido obtener un préstamo con ningún propósito. Debido a que la economía mundial depende en gran medida del dinero prestado para financiar todo, desde la compra de tarjetas de crédito hasta la construcción de fábricas, otra Gran Depresión se vislumbraba justo en el horizonte.

Para calmar la crisis inmediata, la Reserva Federal y otros bancos centrales se convirtieron en prestamistas de último recurso, asegurando que las empresas pudieran seguir obteniendo financiación directamente de la Reserva Federal incluso si los bancos se mostraban reacios a conceder préstamos. La Reserva Federal también protegió a los bancos del pánico bancario al aumentar los límites de seguro ofrecidos a los depositantes de cuentas corrientes. Estos y otros pasos limitaron la recesión a ser moderadamente severa.

Dicho esto, la Gran Recesión fue mucho más severa que la típica recesión. Así que no fue sorprendente que la Reserva Federal y otros bancos centrales adoptaran nuevas medidas innovadoras de política monetaria para estimular la economía. Estos se conocieron como política monetaria no convencional.

En el marco de la política monetaria convencional, los bancos centrales, como la Reserva Federal, utilizan operaciones de mercado abierto para comprar bonos del Estado a corto plazo (con vencimientos inferiores a un año) con el fin de aumentar la oferta monetaria e impulsar los tipos de interés a corto plazo hacia cero para estimular la economía.

Pero dada la gravedad de la Gran Recesión, la Reserva Federal y otros bancos centrales descubrieron que la política monetaria convencional no iba a ser suficiente para llevar a cero las tasas de interés a corto plazo. Era necesario un estímulo adicional. Así que la Reserva Federal y otros bancos centrales comenzaron a comprar miles de millones de dólares en bonos gubernamentales a largo plazo (con vencimientos a 5, 10 y 20 años), bonos del sector privado (incluidos los valores respaldados por hipotecas) e incluso acciones. El objetivo en todos los casos era aumentar la cantidad de dinero disponible para ser prestado. Se esperaba que se produjeran más empréstitos y préstamos, estimulando así tanto el consumo como la inversión.

Estas políticas se conocieron como quantitative easing (o QE), ya que su objetivo era aliviar las restricciones a los préstamos y empréstitos mediante el aumento de la cantidad de dinero en circulación. Por el contrario, la política monetaria convencional no se centra en la cantidad de dinero en circulación, sino en el precio del dinero: el tipo de interés. La política monetaria convencional intenta simular la economía bajando el precio de los préstamos. La política monetaria no convencional (quantitative easing) intenta aumentar el volumen de préstamos.

Otra política monetaria no convencional era la de establecer un objetivo explícito de inflación, para que la gente supiera cuán agresivos iban a ser los bancos centrales con los cambios en la oferta monetaria. La meta de inflación se fijó en el 2 por ciento en los Estados Unidos, que sólo podría cumplirse si la Reserva Federal aumentara la oferta de dinero más rápidamente que cualquier aumento de la demanda de dinero. Al fijar un objetivo del 2 por ciento, la Reserva Federal se comprometía a empujar continuamente la curva AD a la derecha y, por lo tanto, siempre intentaba estimular la economía.

Este compromiso tenía por objeto dar a los consumidores y a las empresas la confianza de que la Reserva Federal estimularía todo el tiempo que fuera necesario hasta que terminara la Gran Recesión y la economía se hubiera recuperado por completo.