¿Qué es el seguro de título?

¿Es algún tipo de seguro hipotecario? A menudo los notarios preguntan:”¿Quieres un seguro de título con la compra del edificio?” Usted entonces responde que su agente de bienes raíces nunca le dijo acerca de esto, así que usted no sabe qué decir.

Este otoño, dos de mis amigos tuvieron serios problemas con las escrituras de sus propiedades, por lo que decidí informarles sobre la ventaja de tener este tipo de seguro de título. En primer lugar, definamos el título: un título es una copia de la escritura pública certificada por el notario. Es un documento que certifica la titularidad de una propiedad inmobiliaria.

El seguro de título es un seguro de daños a la propiedad que garantiza el estado del título de una propiedad en una fecha dada. Este seguro es complementario a la opinión del notario o abogado, ya que amplía la protección del asegurado en puntos específicos que el abogado no puede garantizar. La cobertura del seguro protege contra todo aquello que pudiera dañar el título de propiedad, que estuviera presente o latente antes de la fecha de la póliza y que cause daño al asegurado después de la fecha de la póliza.

¿Para quién es este seguro?

El seguro de título protege a los compradores y prestamistas hipotecarios. El importe de la cobertura para el comprador se calcula como un porcentaje del precio de compra del edificio. El prestamista hipotecario está cubierto por la cantidad total de la hipoteca. Sin embargo, esta póliza de seguro es ordenada por el notario.

Ventajas

la prima sólo se paga una vez;
el seguro permite firmar para la adquisición del edificio más rápidamente sin tener que esperar a que se resuelva un problema; y
el asegurador pagará todos los honorarios legales cuando surja un problema.

Ejemplos de problemas que pueden ocurrir

Fraude;
Opiniones ilegales;
Invasión de la propiedad del vecino;
Reglamentos municipales no respetados;

Personalmente tuve que usar este tipo de seguro este año al comprar un edificio. Una cornisa estaba 6 pulgadas por encima de la propiedad del vecino. El vecino se negó a firmar una servidumbre para esta cornisa, así que usamos el seguro de título para finalizar la transacción rápidamente. El día después de la adquisición, un carpintero vino a quitar esta cornisa para remover la invasión.

¿Ha tenido usted experiencias desagradables donde el seguro de título de propiedad habría sido útil? Puede ser interesante para nuestros lectores compartirlo con ustedes!