Rajoy prohíbe a Puigdemont gobernar en el exilio

El Gobierno español teme que el dirigente catalán reelegido preste juramento en Bruselas. Puigdemont enfrenta una sentencia de prisión a su regreso.

El gobierno central español ha advertido al presidente catalán Carles Puigdemont del intento de gobernar desde su exilio en Bruselas. En este caso, el gobierno central mantendrá el control directo sobre la región, dijo el primer ministro Mariano Rajoy en Madrid.

El parlamento regional recién elegido, en el que los separatistas tienen nuevamente la mayoría, se reunirá el miércoles para su primera reunión. Es elegir un presidente regional a finales de enero. La lista electoral de Puigdemont se convirtió en la fuerza más fuerte dentro del campo, por lo que se convertirá de nuevo en presidente regional. Sin embargo, está exiliado en Bruselas por la amenaza de detención en España – el poder judicial español lo está investigando por “rebelión, revuelta y malversación de fondos públicos” en relación con el referéndum de independencia.

Puigdemont debe estar “físicamente” presente en una inauguración en Barcelona, dijo Rajoy a los amigos de la fiesta el lunes. “No puedes tomar el cargo desde Bruselas.” Si Puigdemont trata de hacerlo, su gobierno impugnará una “absurda decisión” ante el poder judicial. Además, el artículo 155 de la Constitución española seguirá en vigor -con este artículo Madrid tomó el control directo de Cataluña el pasado otoño-.

Puigdemont: Rajoy también reina desde el exilio

Puigdemont respondió con un comentario irónico en el servicio de mensajes cortos Twitter: Rajoy gobernó Cataluña desde Madrid, con su partido conservador representando sólo a cuatro diputados en la región del noreste de España.

Puigdemont está considerando la posibilidad de presentar su programa gubernamental en vídeo o hacer que un diputado lo lea en su lugar. El gobierno central ya ha anunciado su intención de remitir el caso al Tribunal Constitucional.

Las normas de la asamblea autonómica catalana no dejan claro si un diputado ausente puede presentarse como candidato a la jefatura de Gobierno. La oposición catalana, que se opone a la división de España, y el gobierno de Rajoy han anunciado que presentarán el asunto ante el Tribunal Constitucional español si los eurodiputados votan en Puigdemont.

Sin embargo, ocho diputados separatistas al Parlamento Europeo se han ido o están en prisión. Se sospecha que han violado la ley al intentar separar la región de España. Otros ex miembros del gabinete de Puigdemont y sus adjuntos han sido puestos en libertad, pero siguen siendo investigados. La mayoría de los diputados bajo investigación han prometido acatar la ley en el futuro.

El Parlamento regional catalán declaró el 27 de octubre, tras un referéndum, la independencia de la región. El gobierno central madrileño tomó posteriormente el control directo de la región semiautónoma, destituyó al gobierno regional y celebró nuevas elecciones.

El partido catalán condenado por financiación ilegal

Mientras tanto, el partido de Puigdemont fue condenado por financiación ilegal de partidos políticos y debe reembolsar 6,6 millones de euros. En el pasado, según un fallo judicial, la parte recibió esta cantidad de la constructora Ferrovial a cambio de la adjudicación garantizada de un determinado número de contratos públicos.

El escándalo se dio a conocer en 2009 y dañó la reputación del partido que había gobernado Cataluña durante décadas y que en aquel momento seguía siendo denominado Convergencia Democrática (CDC). En 2016 se rebautizó como Partido Democrático Catalán (PDeCAT) para pulir su imagen.